E: info@eventossostenibles.org | T: 902 34 02 02    

Residuos: reducir, reutilizar y reciclar

 

residuos

La actividad humana y, en este caso, las celebraciones populares, generan grandes cantidades de residuos, principalmente: plástico, vidrio, papel, materia orgánica y aceites de cocina. La esencia de un evento sostenible, es ahorrar recursos y dinero, de ahí que los residuos sean una pieza clave para comenzar y/o mejorar nuestra gestión del evento.

Reducir el consumo de materiales implica consumir menos materias primas y ahorrar energía en el tratamiento del residuo generado. Reduciendo los residuos también ahorramos dinero y ganamos en limpieza.

Reutilizar los residuos es una cuestión de voluntad e ingenio. Lo que ya no nos sirve, puede que si sirva para otro evento, entidad o persona. También podemos transformar las funciones de los objetos; por ejemplo, las botellas de plástico vacías, pueden convertirse en prácticos y económicos ceniceros para el depósito de colillas.

Separar y reciclar los residuos debe realizarse de manera eficiente, para ello es necesario reflexionar sobre este aspecto en el momento de planificar la celebración. Contenedores y papeleras deben colocarse en puntos estratégicos para facilitar su uso. También podemos decidir el número y tipo de contenedores que serán necesarios en función de los productos que se van a dispensar y la cantidad de participantes esperados. La recogida selectiva de residuos debe ser eficiente y rápida, sobre todo en caso de eventos festivos que duran varios días, de lo contrario, estaremos imposibilitando que personal de limpieza y participantes cumplan con el objetivo de sostenibilizar el evento.

residuostira

Minimizar los residuos

 

1. Calcular bien el número de asistentes para no comprar más productos de los necesarios, y en este caso acordar con el proveedor la devolución de los materiales/productos que no se han utilizado/consumido.

2. Servir la comida bandejas grandes y/o en soportes comestibles u orgánicos (rebanadas de pan, empanadas, servilletas, platos de papel, etc.)

3. Comprar platos, vasos, cubertería, bolígrafos, bolsas de basura, merchandising, etc. de papel o fabricados a partir de materiales biodegradables (patata, maíz, etc.) o reciclados.

4. Alquilar o vender platos y vasos de larga duración (vidrio, cerámica, plástico…) que puedan devolverse a la organización al final de la fiesta, o llevarse a casa como objeto de recuerdo.

5. Comprar alimentos, así como materiales y recursos, con el mínimo envase: comida a granel y no envasada individualmente, bebidas de grifo o en envases de 2 y 5 litros, materiales embalados en cajas de cartón, etc.

6. Reutilizar todos los materiales posibles de eventos anteriores.

Reutilizar los residuos

 

7. Elaborar un listado con aquellos materiales que, una vez usados, pierden su utilidad (lonas con los datos del evento, cuerdas, grandes plásticos cubre objetos, adornos, cables, tarjetas identificativas, etc). Pueden guardarse para otro evento o bien ofrecerse a colectivos que puedan reutilizarlos.

8. Donar objetos voluminosos que ya no nos sirven (estanterías, mesas, sillas, equipos de sonido, etc.), a organizaciones benéficas o al punto limpio más cercano, donde pueden ser recogidos, reciclados y aprovechados por otras personas.

9. Hacer compost con los residuos orgánicos y los materiales biodegradables, para ello podemos colocar cubos especiales en los puestos donde se dispensan alimentos. El contenedor puede llevarse después a la Planta de reciclaje, compostaje y transferencia de residuos sólidos, explotaciones agrícolas cercanas, etc.

10. Decorar el recinto con adornos de eventos anteriores, o bien fabricados a partir de materiales reciclados y a ser posible por colectivos en riesgo de exclusión.

11. Según el tipo de evento, durante o al finalizar el mismo, se puede organizar un mercado de segunda mano con los materiales que ya no sirven, dando así una segunda vida a esos materiales y pudiendo recuperar algo de la inversión económica realizada.

Separar y reciclar correctamente los residuos

 

12. Planificar el número, tamaño y tipo de contenedores y papeleras necesarias en función de las características del evento y el número de asistentes.

13. Colocar islas de reciclaje con todos los contenedores (orgánico, papel, vidrio, plásticos y metales, etc.), evitando la dispersión de contenedores aislados.

14. Estudiar los lugares estratégicos donde situar los puntos de recogida selectiva y papeleras (zonas donde se dispensen alimentos, mesas, merenderos, etc.), asegurando que sean muy visibles, y accesibles a las personas usuarias y a los equipos de limpieza.

15. En lugares abiertos, facilitar ceniceros para depositar las colillas de los cigarros.

16. Negociar con las empresas de gestión de residuos y las administraciones locales, la recogida de los contenedores con la frecuencia necesaria.

Fomentar la limpieza e higiene del recinto

 

17. Utilizar jabones y detergentes lo más ecológicos posible (biodegradables, sin fosfatos y con escasas cantidades de tensoactivos).

18. Colocar baños portátiles suficientes, sino existen estos o son insuficientes, y situarlos estratégicamente, según las zonas de actividad del recinto y en función de la previsión de asistentes al evento. Los baños deben ser accesibles para todas las personas, también para aquellas con necesidades especiales.

19. Aumentar la frecuencia de los turnos de limpieza, tanto de baños como de islas de reciclaje y otras zonas. Un buen mantenimiento y limpieza invitan a usarlos y a mantener el espacio limpio.

20. Incentivar las buenas prácticas de reciclaje y limpieza entre las personas participantes, premiando por ejemplo, la devolución del vaso o el cenicero.